ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

viernes, 27 de marzo de 2009

El olor del cristal

EL OLOR DEL CRISTAL

Al parecer todos duermen, la noche anterior les dejo por unas horas los ojos brutalmente aislados, intoxicados, esparcido entre unas almohadas rodeadas de lagrimas, la noche se deslizo infaustamente entre los bolsillos de unos fantasmas que pedían algunas dadivas entre estas calles perpetuamente olvidadas. Venían de todo los rincones de la ciudad, aquí se le olvidaba si eran puritanos o malditos, solo ese olor a piel, defecando sueños estériles los unían, los envolvían en las magias de un sexo derrotado, plagaban de semen sus labios, borbotaban cruces invisibles entre sus piernas, y aunque todo esto era el infierno, todo pensaban que esta puerta eran la única entrada al paraíso.


Espanto que no cubre sombra, maripositas noctámbulas acicalando sueños entre luna de mármol, y todavía nadie a despertado, nadie ha querido regurgitar resaca de tiempos pasados, tan sólo han querido sacarse todo ese odio que corre por sus venas, que los lleva al delirio, o quizás a la conclusión de ser inmortal. Esta cayendo la noche, como vampiros se asoman a las ventanas, como sonámbulos se quitan las mascaras y empiezan aullar. Todos en fila de nuevos llegan a este lugar.
-algo de tomar señor
- dos tragos de wisky,
-Gra-goose por favor,
-no, una cerveza es mejor,
-que pierna mas hermosa mi amor.
Esta música que se va filtrando entre las minifaldas y los tatuajes de color mostazas de aquellas maripositas noctámbulas que aun no han despertado de la orgía, de la iniquidad de este cometa de carne.


Al asomarse la luz, la música se inclina como carcelero que irrumpe en el destello de las sombras de neon, los cuerpos monolíticamente lujuriosos se aferran a la danza de los dioses errantes. Y ahora precisamente desde este sillón, no se si son animas que vegetan en la placidez del plasma, o en la desobediencia de unas feromonas heridas por la oscuridad del eco. Y todo este alcohol, todo este orgasmo derramado en bandejas de cristal, esta locura al parecer no tiene fin, porque no tienen fin los sueños en la tierra de nadie. Y Atreyu en la oscuridad, mira hacia la distancia, se abraza de la utopía y el delirio de estas mariposas que derrotan rosas, que derrotan flores y primaveras.


Entre las grietas que ahuyentan virus, copos de nieves, malditos mundos que electrifican nuestros sueños, que llevan nuestra humanidad como parásitos repeliendo bendiciones, y la música no para, sigue su rutina de sirena marchita , sigue evaporando los últimos reductos de algunos duendes invisibles que llegaron aquí, sólo por curiosidad, para esparcirse como veneno en nuestras lenguas. Al parecer el silencio llega como estruendo de piratas olvidados, como relámpago que limpia sangre, y todos se van a dormir a su ataúd, llenos de glorias y avatares, llenos de óxidos y olvidos, para tal vez, volver quizás mañana a este lugar.

LA ABUELA, EL CHARCO Y LOS INDIOS ( PARA QUIEN NUNCA DEJO DE SONREÍR)












  LA ABUELA, EL CHARCO Y LOS INDIOS 

Para quien nunca dejo de sonreír (Mamá Malita) 


En las aguas turbias del arroyuelo, unos renacuajos chapotean entre los rayos de luces que se escapan de las heridas de estos árboles centenarios. Más allá del despeñadero, está el charco, en frente, el misterioso árbol de javilla, aquel que ha permanecido silencioso, como si fuese testigo de una historia olvidada. La abuela esta en la cocina, junto al fogón, dos jarros enganchados para sacar agua de la tinaja, una voz que resuena en la lejanía, quién será, es tío Enriquillo que viene del conuco vociferando a los perros que perseguían un hurón, que hace tiempo se esta comiendo las gallinas de tita Guara. Por el sendero donde se llega al río, siempre esta adornado de flores, las ciguas y los carpinteros hacen nido en las ramas secas, al parecer la familia va a expandirse, no importa la terquedad del tiempo 




En el cuarto de dormir las poncheras están en su lugar, el rosario, un retrato de un santo que alivia el dolor, la abuela sigue arrodillada frente al altar, una lumbrera hecha de aceite y algodón, el bohío se llena de plegarías y entre los setos resuenan las últimas silabas del padre nuestro. Todo sigue en calma, la noche es más densa cuando la luna esta de picara con un cometa. Ayer cuando tomaba el café para ir a trabajar al conuco el abuelo, preparaba un cigarro con hoja de naranja agria, porque según él, aunque es un placer, alivia los dolores de cabeza. Esta hierbas crecen rápido; los cafetales están en sus primeras flores, la abundancia se avecina, en forma glorificante expresó tío Herniquillo, con un gran trozo de caña en la boca. Al parecer los perros han olfateado un animal extraño, ladran de una manera inusual, los campesinos en el conuco se persignan, no importa lo temprano que sea. 



Allá en el sendero, donde los árboles se visten de moho, las mariposas se posan en la frialdad de la niebla, corren los caballos cargando sus alforjas, pisoteando cada sueño que se oculta entre las brechas del bohío, y ahí esta Tita Guara barriendo la enramada con su escoba de tiriguillo, un titi de los niños, hacen reunir las gallinas que estaban escarbando para alimentar sus polluelos. Aun se oyen los perros ladrando a la distancia, parecen no cansarse, en el patio el correteo de los niños ahuyentan las ciguas que se posaban en el guayabal.



La abuela, Mama Malita, siempre dormía en el lado izquierdo y a orilla de la cama, parecía una de esas vírgenes que fueron disecados en los tiempos de la inquisición, en sus largos sueños por momentos parecía no estar en la habitación. Corrían los duendes por aquel largo sendero, que llevaba al charco, jugueteando entre la maleza de los árboles llevaban a la abuela de las manos como si fuera ave en escapada o caballo al trote entre la neblina. Nunca la abuela hablaba de tan misterioso sueño, se atrincheraba en su mecedora de guano y, al pasar las horas repasaba lentamente su sueño sin espacio para las dudas ni los olvidos. Como siempre en la barbacoa hay un plato de comida para cualquier visitante que pase frente al bohío, no importando si esta o no hambriento, son la cinco de la tarde, es hora del café, esta de visita por acá Tita Mayompa, especialista en el arte de cocer, ha recorrido un largo trayecto para llegar hasta el bohío, Tita Guara comenta; están floreciendo los mangos comadre, esa mata que esta frente al camino, da los mangos más dulces de la vereda, mas un silencio, de momento, se adueña de la enramada, mientras la abuela, hurga y hurga entre los sueños idos.  




Unas nubes oscuras se ciñen en el horizonte, los pájaros se alborotan, su vuelo de un lado a otro nos dice: que mayo esta más cerca que lo pronosticado por nuestros huesos ya cansados, los nidos están terminados, los pájaros se ocultaran de los relámpagos y truenos que trae mayo en su vientre, en los caños del bohío, las primeras aguas son benditas, la abuela se moja el rostro para que los espíritus abandonen por momento sus guaridas en las empalizadas. De tantas aguas sean llenado los caminos de lodo, los ruedos de los pantalones pesan, como pesa la historia en nuestros hombros. En una esquina del bohío el abuelo inclina una silla, toma la postura de un poeta, mira la lluvia caer, escaparse entre las hojas del cafetal.



¡Por fin! la abuela rompe con ese silencio, que parece había llevado por siglo entre sus labios, era uno de esos días, después de una intensa lluvia, a la melodía del pilón donde se machaca el café, que ella comenta: es tenido largos sueños, sueños donde los indios que pueblan el charco, me llaman, y a veces me tocan, ese charco lleno de oro y diamantes, lleno de orquídeas flamantes, esos indios vestidos como reyes incas, con el pelo tan largo como un arco iris engendrado en la última estación del delirio. Han emergido, hemos hablados, no sé en que lengua, no sé en que tiempo, pero hemos hablados, me han ofrecido ser la reina de su charco, ser la protegida del gran árbol de jabilla. Y no sé por qué, cuando los gallos cantan, toda esta magia se dilata, y me veo frente al fogón atizando algunas brazas, acariciando estas arrugas que me devoran el alma



En el patio se oyen caer los aguacates de la protegida mata del abuelo, al parecer los trozos de yuca los acompañaremos con manteca de cerdo, que aunque no es carne, tiene un buen sabor. Todo a transcurrido entre el ir y venir de la abuela, de la cocina al bohío, las habichuelas no necesitan mas especia que ajo y cilantro o quizás un grano de sal para asentar el gusto. Y quién ha mirado a la distancia, y por momentos descubre entre los cafetales algunas sombras al asecho, ojos fosforecentes que al contrastar con algunos rayos de sol nos dejan el alma intoxicada de miedo. Es casi otoño, los árboles se desnudan, como se desnudan los girasoles al postrarse en el silencio. En el charco los indios esperan a la abuela, ella, la que algún día, a de escapar de ese largo sueño, que por sacos de siglo le ha infectado los párpados de llanto, que en el lado izquierdo de la cama, aún el frío de los rincones no ahuyenta a las luciérnagas, esas luciérnagas, que mueren en las lenguas de las salamandras.


Fausto Antonio Aybar Ureña.