ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

miércoles, 29 de diciembre de 2010

jueves, 18 de noviembre de 2010

DE LUZ Y DE AMOR

DE LUZ Y DE AMOR


Tierra de luz,
semilla redentora,
raíz revestida de bondad,
y tú, madre, tronco fuerte,
legado indeleble de mis sueños,
armazón que sostiene mis recuerdos,
vientre tocado por Dios.
Y yo, el fruto de tu amor,
la palabra esparcida entre los labios
de un tiempo perfecto.


Tierra de luz,
manos de Dios,
senderos de flores y mariposas.
Y tú madre, viento sutil,
viento que ahuyenta los temores,
viento que nos abriga de honor y humildad.
Y yo, la huella que se esparce entre tus ojos,
el eco que abunda entre tus labios.
y tú, madre, y yo, hijo,
y esté universo de estrellas y amor.

A la Memoria de Mamá Fica.
Que fue raíz, tronco y madre
2/11/2010
Fausto Aybar

sábado, 23 de octubre de 2010

OTRA VEZ, CIENFUEGOS

OTRA VEZ, CIENFUEGOS


Vuelven a revolcarse las ánimas aquí en Cienfuegos,
el siervo que era de Dios, ahora va rumbo al infierno, sus manos
han marchitados las primeras rosas de Abril, sus labios
han infectados de fantasmas las fantasías de los niños de Cienfuegos.
Corren despavoridas las oraciones, él se atrinchera en su larga e incisiva mentira,
Cienfuegos reclama justicia, el púlpito asombrado llora,
la carne desgarrada rebota como eco en el crucifijo dormido.

Hay unos barrotes hechos de gritos para el infractor, no hay más
condena que  excomulgarlo. Es aquí Cienfuegos, tierra de nadie,
caverna llena de excrementos. El violador insinúa perdón, los niños
caminan despalda al sol; es tanta la inmoralidad, que los versículos
atónitos desfallecen, mas el siervo, emerge en su plumaje de cuervo.
Vuelve el dolor a las calles de Cienfuegos, vuelve Cienfuegos a la mudez
dilatada de las noches.

Fausto Aybar.

ANGELITO

ANGELITO


Se rompe el silencio, la muchedumbre corre infaustamente,
de pólvora hay sueños infectados, la balacera es intensa, los narcos,
como los policías obvian las treguas. En sus oficinas de
estatuas de yesos, los burócratas siguen intentando llenar
el crucigrama de la equidad. Vuelven a rechinar las balas; rechinan en los
tejados, en los adoquines, en las almas agraviadas. Hay gritos
carcomiendo vorazmente la ciudad, mas esta impunidad ahoga
paulatinamente nuestros sueños.
Y corren los perros, se trepan los gatos, las calles vacías, un charco
de sangre, un cuerpo que yace de cara al sol. Sí, es tiernamente inocente,
es lagrima brotando de la virgen herida, es sonrisa desvaneciéndose
en el llanto. ¡Oh¡ es Angelito, niño querido,
quien ya sabía, leer y escribir.

En memoria a Ángel Ascencio Berroa
Que a sus 6 años nos deja la triste reflexión,
Somos caverna o sociedad.

CALLE 13 Y MERCEDES SOSA... CANCION PARA UN NIÑO EN LA CALLE

ENTRE LLANTOS

ENTRE LLANTOS

Aquí en Cienfuegos, donde los niños corren descalzos, donde
las ratas son los amuletos de los indigentes, el tiempo parece estancarse
en las risas rancias de unos ángeles, que olvidaron el lenguaje de Dios, que fueron mas que fantasía, carne .
El canal vertía sueños, Tito buscaba mil excusas para enredarse en sus aguas,
iba y venia precozmente en sus olas mansas, pero de repente, el canal abrió su
boca y Cienfuegos quedaba inundado de llantos.

Las casas parecían cansadas, los caminos se vestían de polvo. La madre
inconsolable; gritaba al viento, las lágrimas brotaban de aquellas pupilas inéditas,
mas Tito seguía flotando en este cementerio liquido, Cienfuegos ardía de
dolor, la madre en estado de transe, gritó; ¡oh diosito!, devuélvemelo, que
hace frío y esta desnudo.

Fausto Aybar

Nada humano me es ajeno. (Terencio)
METAMORFOSIS


Allá, ellos,
hilando invisibles horizontes,
buscando en el infinito una
estrella mas intensa que el sol.
Ellos, cargando techos de
sangre y huesos, desempolvando
senderos, ahuyentando
fantasmas y libélulas.

Allá, la distancia remota,
un arcabuz de estruendo suicida,
la mirada fugaz de aquellas
mariposas de pólvoras.
Allá, nada,
el rostro de una excluyente historia,
el aliento incisivo de quien delira.

Aquí, yo,
olfateando la noche infortunada,
sumergido en mi sacrosanto silencio,
acicalando musas noctámbulas,
atragantado entre partituras y sueños.


Yo, mediático, convulsionando en
mis memorias, reo de los siglos,
ellos, la infinita distancia,
de sepulcros y olvido.

Fausto Aybar

miércoles, 8 de septiembre de 2010

VIEJO PABLO (MICRO)

VIEJO PABLO (MICRO)


Es tanta la maleza y la neblina en este amanecer, que el viejo Pablo
con sus ojos invadidos de telarañas pretende tocar las primeras espigas
de arroz que nace mas allá de las colinas infectadas de mosquitos.
Ya el olor del café, se esparce entre el bohío, los mulos con sus alforjas
llenas de sueños van recorriendo las laderas de estos campos.
Corren las voces, aúlla el viento, el caer de las castañas en los charcos
del tiempo, nos dicen; que el viejo Pablo esta muriendo, que esta sumergido
en la impronta milenaria de este reloj de hueso, quizás, tal vez sitiado, como puerta que la corroe el silencio.

Fausto Aybar

martes, 20 de julio de 2010

EL VIEJO PABLO, DESDE EL OLVIDO.




                                     Foto tomada del proyecto muralizando (Puerto Plata)



EL VIEJO PABLO

Detrás de esta cortina
de lluvia, los árboles,
golpeados por el incesante
lagrimear de las nubes.
De sur a norte el viento
peina las palmeras, los relámpagos
ahuyentan a los perros,
el bramar de los truenos
nos dice que alguien nos
vigila desde la distancia.
Y aquí, el viejo Pablo,
sentado sobre sus miserias,
manos destrozadas por el machete,
ojos en un parpadear continuo de neblina.
Y corren los arroyos por la vastedad de
sus labios, y el reír de los renacuajos
como las huellas de estas sombras;
llaman y preguntan, ¿adónde habita el futuro?
Porque el viejo Pablo
aun en su sueño lo esta buscando,
lo esta olfateando entre las grutas de los ríos,
entre el trinar melancólico del barrancolí.
Y él sigue husmeando entre los senderos,
entre las hojas atrofiadas del tiempo,
talvez pretendiendo ser el fantasma,
que de norte a sur aniquila los sueños.

Fausto Aybar

jueves, 8 de julio de 2010

Preámbulo

Preámbulo

Ven tócame, pero despacio
porque hay llagas todavía
habitando en mi piel,
porque hay residuos de fantasmas
borbotando entre mis ojos.
Si, tócame, galopemos
como centauros más allá
de la divina placidez de los sueños.

Ven tócame, con la sutileza labradora
de algunas luciérnagas abofeteadas por
las noches, tócame despacio,
espera que el cíclope duerma, que
las lentejuelas ahuyenten los relámpagos,
pero ven, tócame, silbemos, cantemos
entre las cruces de estos cementerios
que aun ríen al tiempo.


Tócame, corróeme, habítame
Sí, hazlo, pero despacio, porque
no hay sueños preconcebidos que
alumbran la negritud del alma.
Ven tócame, llévame hacia ese
abismos donde se bifurca,
lo dialéctico, lo nostálgico,
pero ven vestida como ángel de alas rotas

Fausto Aybar

jueves, 20 de mayo de 2010

PRESAGIO

PRESAGIO

El canto melancólico de un gallo a la distancia, es igual que el
olor de las rosas al atardecer, se levantan como nubes de aceros
los temores. Del otro lado del auricular, la madre bañada en llanto,
recibe la trágica noticia de que su raíz iba lentamente desapareciendo
en las torrentes aguas del crepúsculo.

Vuelve a cantar el gallo, mas no de tristeza, ya los nardos se vistieron
de orquídeas, ya las mariposas agitan sus alas hacia el imaginario horizonte
de las palabras. La madre aun recuerda la triste tonada; las cruces aletargadas inundan de lágrimas memorias pasadas, y en el templo, lo negro es dolor.

Carta a Rocamadour - En la Voz de Julio Cortázar

Julio Cortázar - toco tu boca (cap. 7 de Rayuela)

lunes, 26 de abril de 2010

PASARELA DEL CEFALOPODO

PASARELA DEL CEFALOPODO


Arruinar la fiesta no era su intensión, de momento el corredizo se vertía rojo,
quizás verde, los chirridos de los tacones dejaban al descubierto toda la crueldad
de aquellos safaris que masticaron el sol, los colores de las pieles de algunos abrigos adornaban los fríos bocetos de unas modelos flácidas como la delgadez de la noche.
Nunca quiso estar sentado en la primera fila, pero era un compromiso que no debía eludir, la circunstancia estaba dada para que él pudiera parpar, la monstruosidad de aquellas cadavéricas siluetas que frente a él, desvestían las selvas, para llenar de ego, el torso de una humanidad frívola.

Al parecer están imitando a los animales, una cadencia al caminar, una fluidez
al cantar, el corredizo esta lleno de luces, las TOP MODEL en cámara de aire
pretenden contribuir a la implícidad de lo existencial. No ha dicho ni una palabra,
el vómito se acumula en su boca, mientras ellas al caminar por la alfombra van
tiñendo de púrpura las estrellas. Hay gritos en el vestidor, alguien ingirió algunas
calorías demás, sobre todo, las gaseosas son exclusiva del diseñador. Y él, espera ver
colgada de un cuello la próxima especie en extinción, ellas van saliendo una a una dentro de una esfera de humo, las ninfas del ensueño pretenden obviar la libertad. Tanto glamour hace que su piel por momento procure traicionar su afección por los animales.

Quizás todos estén en trances, ellas sean las sicoanalistas, las serpientes, leones, tigres y leopardos, los conejillos de india. Nunca se ha estado mas cerca del infierno, nunca la sangre divirtió tanto a los fantasmas, pero él, callado en su asiento procura desmantelar
el acto ruin de los que vociferan en las gacetas su amor a la hibernación. Tantos colores nauseabundos, tantos sueños de porcelanas, y aun falta el final, las TOP MODEL vuelven de la putrefacción, vuelven al corredizo donde los dioses reventaron de odio. Él se levanta cabizbajo, tanta cólera no cabe en su pecho, mas mientras partía; pudo notar que una lágrima se suicidaba al compás de los aplausos.

Fausto Aybar

jueves, 8 de abril de 2010

RUMBO SUR

RUMBO SUR I


Es púrpura la noche, hay cantos de atabales en el batey, un olor a sangre se expande entre los cañaverales.
Los ritos milenarios emulan el continuo parpadear de las estrellas.
Los árboles desnudos nos traen sueños infernales, mientras en el camino real hay una luciérnaga que llora irreverentemente al tiempo.
Hay ánimas disecándose entre las hojas del otoño. Sí, porque es púrpura, púrpura la soledad.

DORMIDO EN PASCUA

DORMIDO EN PASCUA


Aullará seis veces la bestia
ante que la humanidad despierte
de esta pesadilla iracunda.
Seis gotas de sangre mancharan
de odio el oasis de los peregrinos
del silencio, mas seis palabras reventaran
en la soledad de verbo, y una jauría irreverente
se postrara en la piel mutilada.

Y aquí, ángeles crucificados,
pidiendo a voces mirar al suelo
porque sólo el cielo es de Dios.
Sólo el dedal de inmaculada plenitud
puede filtrarse en este prisma de luz.


Aullará seis veces la bestia, mas la horca
no aliviara el alma traicionada.
Seis veces no bastarán para que las manos
limpien este metal corroído,
flagelado, por una oscura voluntad.

Aullarán no se cuantas veces
los hombres, no se si de miedo,
no se si de impotencia, pero aullarán,
aullarán tanto que sólo Dios podrá
percibirlos, mas no indultarlos.

Fausto Aybar

! OH POESÍA ¡








¡Oh poesía!


¡Oh poesía!

Tierna y conflictiva poesía,
déjame vestirme de carne,
de carne que se diluye en el tiempo,
déjame romper esta fría e inhóspita
estatua de barro, tan sólo enrédame
en la bella podredumbre del torso lacerado.


!Oh poesía¡ 

Bella y estrafalaria poesía,
déjame sacar de gorgota tus raíces
déjame ser la sangre que fructifica
las laderas de la tierra envejecida,
tan sólo ahógame en el grito de esta
gárgola enajenada por la utopía.

¡Oh poesía!

Angelical y esquelética poesía,
ven, y rompe esta muralla de olvido,
ven vestida de gloria, pero ven.
Ven vacilante, abnegada, ven entre el lodo
de los rumiantes vespertinos, mancha de un sólo
salivazo la túnica traidora, excomulga a los blasfemos.

¡Oh poesía!

Burocrática y anárquica poesía,
ven, corroe las vísceras de este reloj mugriento,
aniquila este último bastión de oraciones insurrectas,
tan sólo ven, ven en la viscosidad de esta invisible soledad,
pero ven, y has de tu grandeza, la pequeñez
de estos duendes dormidos, de estas mariposas furtivas.

Fausto Ant Aybar.

domingo, 28 de febrero de 2010

EL CONDENADO

EL CONDENADO

La silla esta recién pintada, el carcelero subraya en el calendario; el día 6 del mes de Abril. Hay una jeringa sobre la mesa, alguien la toma, entres los agujeros los rayos de sol imitan la libertad, comienza a circular el veneno entre sus venas, se dilatan sus ojos, el corazón, concéntricamente calla, en el cementerio de la calle del polvo una cruz eructa gloria, el alma despavorida, habitará en otro cuerpo.

Fausto Antonio Aybar

miércoles, 17 de febrero de 2010

EN LA LUZ DE LA CARNE

EN LA LUZ DE LA CARNE

Bajo esta sombrilla, dos cuerpos,
una lluvia invisible y voraz, las huellas
que ya no están, aletean luciérnagas
y mariposas por no claudicar.


Bajo este cielo, hileras de santos,
enlodando el sendero donde se refugian
los ángeles, dos centuriones dormidos
en la orfandad de la luz


Bajo este carne, una sombra
pintada de asombro, una madre se
arrodilla ante el hijo, una flor
dormida en el libro.


Bajo esta luz, tú, el unicornio
que habita en mis sueños, la muchedumbre
ingerente, imperfecta, quizás yo, diluyendo
el olvido.

Fausto Aybar

IMPERFECTAMENTE HUMANO

INPERFECTAMENTE HUMANO


Oxilón recorrió cinco mil años luz, traspasó un centenar de galaxias, estaba exhausto, a la distancia distinguió una esfera liquida, se asomo cautelosamente. Él provenía de la undécima nebulosa de Akala. Recorrió minuciosamente cada rincón de esta esfera liquida, y para su sorpresa, oyó que se llamaba tierra.

Oxilón tenia una encomienda, pero antes debía hacer unas indagaciones sobre sus habitantes, pudo notar que el lugar era de una gran riqueza, talvez su diseñador tan sólo cometió un error, sus habitantes. Ellos se destruían entre si, pudo notar que hombres de guerra recibían papeles de paz, que todo sus conocimientos eran para resguardar sus miedos, más él en la fluidez del misterio se oculto entre nubes, para huir de la contaminación.

Y para sorpresa de Oxilón vio que lloraban, y en una reflexión interior, se pregunto, si lloran, ¿por qué matan?, porque para él, la muerte era una imperfección del universo, entonces se retiro a otros confines, porque ya no existía una excusa para la invasión.

Fausto Aybar.

martes, 2 de febrero de 2010

DEPUES DE LA MUDEZ

DESPUES DE LA MUDEZ


Oh…… Por favor, por favor detente, vasta ya, no caben más muertos en este lugar agrestes, no cabe más llanto en este cielo de polvo, Sólo ruinas se dibujan en el horizonte, se mezclan con esta miseria, con esta hambruna que recorre vientres, huesos y almas, que se atrinchera en la mudez del desatino.

No, no he ultrajado el verbo, no he recorrido el universo en los brazos de Hércules. Sólo esta imperfección del talón de Aquiles la llevo en mí memoria. Por favor sólo detente; he asimilado la estocada. Excúsame si alguna vez todo este rencor se volvió carne. Ven calma este dolor, bendito sea señor.

(En memoria a los hermanos haitianos)

Fausto Aybar

jueves, 21 de enero de 2010

BIOGRAFIA

BIOGRAFIA


Yo llegue a este mundo
cuando el invierno pretendía aniquilar
el aliento, llegue mas que desnudo, llegue
entre los huesos, llegue entre los gritos
de algunos maniquíes olvidados.

Llegue dos onzas para la muerte,
dos segundo mas tarde que un aletear de mariposa,
llegue interpelando cada sombra que delataba los sueños.
Yo llegue exhausto, devorando figuras convexas,
bebiendo del liquido blasfemo de la historia.

Yo llegue sobre el polvo
de un cometa extinto, infortunado
por fantasmas de colores, husmeando
entre las bolsas vacías de los reyes magos,
llegue precisamente cuando capricornio
mordia todo el dolor de su soledad.


Llegue atónito por el llanto reprimido,
por una herida en el costado, llegue sigiloso
buscando entre la memoria de lo inexistente,
llegue pretendiendo volver a mi estado fetal,
y asombrosamente ahí estaba ella, derrochando
todo su amor sobre mi carne, limpiando cada
herida de mis almas pasadas.


Ella, yo, en un sueño aleatorio, los reyes magos,
pura ficción, mas cada enero al despertar sólo
ella, la vieja Belén, llena este corazón de una explosión
de amor. Porque yo llegue a este mundo cuando ella
se vestía en oración.

Fausto Aybar
A mis 46 años

HAITI VIVE

HAITI VIVE

Hoy hay llanto en la ciudad,
los escombros revisten de dolor
la patria hermana, los niños no volverán
a las escuelas, los enfermos quedaran
enterrado en los hospitales, mas todo
este sonambulismo nos llena de empatía
y fraternidad.

Hoy las lágrimas no tienen idiomas,
no tienen creencias, sólo tienen imágenes
que llenan de tristeza la humanidad.
Hoy la patria llama a sus hijos, sus hijos
aclaman a la bondad del mundo.

Hoy Dios nos ha tocado, ha hecho
una herida en nuestras almas, ha hecho
del dolor una reflexión, del grito un canto.
Hoy serán ruinas, mañana millares de manos
monolíticamente unidas en post de
nuestros hermanos caídos.


Hay una luz que se avista en la oscuridad
un relámpago que recorre nuestros ungidos
rostros, y hoy Haití esta en nuestros labios,
en nuestras sangres, en nuestros sueños.
Vamos levántate hermano que hay mucho
por compartir.

Fausto Aybar

NAVIDAD

Navidad


Sólo el viento del otoño
acarician nuestros huesos,
mas cuando me visto de navidad,
santa esta varado entre la eternidad y el tiempo.
Y no se por qué cuando recorro
toda la soledad de estos labios,
hambre y muerte se ciñen en el horizonte
de algunas ciudades pobladas de duendes y fantasmas.

Sólo en nuestros sueños hay senderos sin transitar,
luciérnagas batallando en este mundo de luz artificial,
surcando latitudes para abortar
amores en estado de intoxicación,
más cuando de la tierra aflora una estrella,
canciones y villancicos para quien pretendió
mutilar la navidad.

Fausto Aybar