ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

viernes, 21 de septiembre de 2012

ARTISTAS PLÁSTICOS POR EL PLANETA

















ROBERTO HERRERA (PINTOR DOMINICANO)
RUMBO II COLECTIVA ECOLÓGICA

martes, 11 de septiembre de 2012

CONCURSO A LA MADRE TIERRA (3er LUGAR) POETAS Y ESCRITORES CON LA NATURALEZA









POETAS Y ESCRITORES CON LA NATURALEZA
CONCURSO A LA MADRE TIERRA (3er LUGAR )
JOAMBER GARCIA (VENEZUELA)

HERMANA TIERRA




Bailaré al son que las aves me canten.
Llévate las palabras que contaminan los mares
borra las huellas que queman los bosques;
he visto tortugas con muletas
y papagayos a blanco y negro,
un bosque que agoniza y queda en cenizas
hojas de otoño que gritan ayuda
vi ríos amargos y mares contaminados
lluvias ácidas que queman mis manos,
ejércitos de hormigas que salen a batallar y fallan.

Yo seré sin querer la respiración que falta en ti.
Vi edificios que traspasan las nubes
que quiebran la melodía de las aves que trae el viento.
¡Hermana Tierra soporta un poco más!
coseré cada grieta tuya
con hilos que me traen las marmotas,
come un poco de estas frutas maduras.
Hermana Tierra estás un poco marchita
algo olvidada y manchada.

Traeré la paz de las montañas
te acostaré en las suaves nubes
para que descanses un poco más,
me entristecen los peces que lloran por ti
viéndote cada día sufrir.

Si tienes calor traeré nieve de Antártida para refrescarte
si el Sol seca tu piel mojada
traeré una sombrilla Araguaney,
borraré cada marca, cada cicatriz
te haré un vestido blanco
con las cortinas que me regalan las cascadas.
Frágil como amapolas
recia como volcán al enfurecer.
Hermana Tierra aguanta un poco más
que el Doctor ya va a llegar.

Titulo: Hermana Tierra
Fecha: 26/07/2012
Hora: 2:13am
Autor: Joamber Garcia

lunes, 10 de septiembre de 2012

POETAS Y ESCRITORES CON LA NATURALEZA ( CONCURSO DE POESÍA A LA MADRE TIERRA )











concurso de poesía a la Madre Tierra
(poetas y escritores con la naturaleza)
2do lugar Fausto Antonio Aybar Ureña.
Rep. Dominicana. 


CAOS DEL LLANTO
(CANTO A COTUI)

Ahí está ella, la montaña,
coronada de nubes, habitada
por relámpagos y deidades, imponente
horizonte de una ciudad que duerme.
Más allá, ellos; no creo que sean humanos,
tal vez sean mutantes, pretenden
herir la montaña, desangrarla hasta beber
su último mineral.

Ahí ella: la montaña,
máquinas roncando en sus laderas,
olor a guayabas y naranjos,
y ellos, los humanos -perdón, los mutantes-
enfilando sus garras rumbo al último
bastión, donde las luciérnagas erigen
la textura de un sueño.

Allá, ellos,
no derraman lágrimas, son mutantes.
Aquí la montaña, volcán de vida, río infinito de luz.
Y los humanos, ¿dónde están?,
quizás dormidos, enterrados,
tierra de llantos y olvido.

Fausto Antonio Aybar Ureña