ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

jueves, 28 de febrero de 2013

POETA INVITADA (AMELIA PRIETO) ESPAÑA





DE LA POETA
AMELIA PRIETO
(ESPAÑA) 

Mirada de ébano
(Poema)

No puedo apartar
mi pensamiento de ti,
de tu mirada de ébano
de tu palpitar extremo
de tus labios de marfil
tus dedos de abril.
No quiero dejar de soñar,
el futuro nuestro será,
alejando la compañía
de esta ahogada soledad.
No deseo malgastar
esta oportunidad
de declararte mi amor,
porque respirar tu aliento
es renacer tras morir.



No ves...
                                                                 ( Micro-relato)

Abro los ojos al clarear la mañana y está ahí, aguardando en el umbral de la puerta que me levante, me calce las zapatillas y me ponga la bata. Espera que prepare el desayuno para dos. Enciendo el ordenador y quiere mi atención, se queja de que paso demasiadas horas delante de la pantalla. Ni siquiera compartimos gustos musicales, siempre queriendo escuchar los mismos manidos temas de la década de los 70's. Como una sombra me persigues. Día y noche, a mi lado, junto a mí. Maldita soledad, ¿por qué te empeñas en acompañarme? ¡No ves que quiero estar sola!




La persecución
                                                                 (Micro-relato)
Un hombre camina por la vereda. Hace calor y su paso es lento. De pronto, tiene la sensación de que le siguen. Acelera el paso y siente que quien le persigue también. No quiere poner en peligro a la persona con la que se ha citado por lo que decide bajar las escaleras del subte. Llega al andén. Parece que quien fuera que le persiguiera declinó continuar tras él. Sube de nuevo a la superficie. Reemprende su camino y de nuevo, ahí está. Volvió. Acelera el paso. Ya casi está corriendo. Hace calor. Siente palpitaciones en sus sienes pero no debe parar. Sigue corriendo. Casi le está alcanzando. Está mareado. Desfallece. Cae al suelo al tiempo que acaba la persecución. Bajo él quedó su sombra.


martes, 26 de febrero de 2013

EL OLOR DEL CRISTAL (MICRO-RELATO)





                                                    EL OLOR DEL CRISTAL
                                EN EL PREÁMBULO DE SODOMA Y GOMORRRA 

Al parecer todos duermen, la noche anterior les dejo por unas horas los ojos brutalmente aislados, intoxicados, esparcido entre unas almohadas rodeadas de lágrimas, la noche se deslizo infaustamente entre los bolsillos de unos fantasmas que pedían algunas dádivas entre estas calles perpetuamente olvidadas. Venían de todo los rincones de la ciudad, aquí se le olvidaba si eran puritanos o malditos, solo ese olor a piel, defecando sueños estériles los unían, los envolvían en las magias de un sexo derrotado, plagaban de semen sus labios, borbotaban cruces invisibles entre sus piernas, y aunque todo esto no era más el infierno, todo pensaban que esta puerta eran la única entrada al paraíso.

Espanto que no cubre sombra, maripositas noctámbulas acicalando sueños entre luna de mármol, y todavía nadie ha despertado, nadie ha querido regurgitar resaca de tiempos pasados, tan sólo han querido sacarse todo ese odio que corre por sus venas, que los llevan al delirio, o quizás a la conclusión de ser inmortal. Está cayendo la noche, como vampiros se asoman a las ventanas, quizás como sonámbulos se quitan las mascaras y empiezan aullar. Todos en fila de nuevos llegan a este lugar.
-algo de tomar Señor
- dos tragos de wisky,
-Gra-goose por favor,
-No, una cerveza es mejor,
-¡Uff, que pierna más hermosa mi amor!
Esta música que se va filtrando entre las minifaldas y los tatuajes de color mostazas de aquellas maripositas noctámbulas que aun no han despertado de la orgía, de la iniquidad de este cometa de carne.

Al asomarse la luz, la música se inclina como carcelero que irrumpe en el destello de las sombras de neón, los cuerpos monolíticamente lujuriosos se aferran a la danza de los dioses errantes. Y ahora precisamente desde este sillón, no sé si son animas que vegetan en la placidez del plasma, o en la desobediencia de unas feromonas heridas por la oscuridad del eco. Y todo este alcohol, todo este orgasmo derramado en bandejas de cristal, esta locura al parecer no tiene fin, porque no tienen fin los sueños en la tierra de nadie. Y Atreyu en la oscuridad, mira hacia la distancia, se abraza de la utopía y el delirio de estas mariposas que derrotan rosas, que derrotan flores y hasta primaveras.

Entre las grietas que ahuyentan virus, copos de nieves, malditos mundos que electrifican nuestros sueños, que llevan nuestra humanidad como parásitos repeliendo bendiciones, y la música no para, sigue su rutina de sirena marchita , sigue evaporando los últimos reductos de algunos duendes invisibles que llegaron aquí, no sólo por curiosidad, para esparcirse como veneno en nuestras lenguas. Al parecer el silencio llega como estruendo de piratas olvidados, como relámpago que limpia sangre, y todos se van a dormir a sus catafalcos, llenos de glorias y avatares, llenos de óxidos y olvidos, para tal vez volver, quizás mañana a este lugar.

Fausto Antonio Aybar Ureña. (Autor)


jueves, 21 de febrero de 2013

POETA INVITADA ( ANA MARIA GARRIDO ) ARGENTINA





DEL LIBRO
CONCIENCIA DE LA LUZ
DE ANA MARIA GARRIDO
POETA ARGENTINA



LA MARCHA DE LOS DÍAS


Si los pasos supieran

que el camino se esfuma
detrás del horizonte
no habría persuasión para el olvido
ni lámpara encendida
en el desván
del tiempo receloso.
La noche no se nutre
del viento y sus corolas,
sus pétalos incautos,
los erizados peces
de su cielo infinito.
No remontes tus voces
como el velamen roto
de tu fantasma errante,
como buque perdido
en las aguas voraces
de tu miedo más hondo.
La soledad condensa
la bruma pesarosa
de tus ojos salobres.
Si la luz te redime
¿para qué delegar tus cicatrices,
la faena de tus seres ocultos,
la retina azarosa de tu música
en las manos del mundo?
Sólo el amor expía
la marcha de los días.



EPIDERMIS



Es imposible atrapar

el humo despoblado,
ahuyentar los fantasmas
diseminados en las calles desnudas,
acallar a los testigos ciegos
que palparon
el agrio territorio nocturno
y gritaron a quien quiso escucharlos
que el sueño es una trampa
semejante a la muerte.
No hay manera de auscultar
el corazón de las rocas sedientas
ni sujetar las hélices del viento
que huele a quemazón,
a selvas incendiadas,
a verano con piel de catapulta.
En los ataúdes del silencio
la distancia oculta a sus amantes
de cabellera exánime
y dedos ancestrales
que destejen la lluvia.
La soledad esgrime
sus sables ateridos.
Cuando el tiempo pregunta
por sus cosas perdidas,
sus papeles secretos,
su desdentada música
el latido impreciso
de los viejos relojes
arrumbados en el fondo del mar
despierta a los volcanes olvidados
en inhóspitas islas
y cubre la epidermis del planeta
con su grave mortaja de diluvio.



HUELLAS DE OTRO TIEMPO



A la luz de las velas

azarosas como el viento,
los brazos de la lluvia
se elevaban
en señal de alabanza
o de callada súplica.
Los árboles entornaban
sus párpados desnudos,
condenados
a concebir la pura magia,
las terrestres manzanas,
los duraznos aéreos
con piel de sobresalto,
los plátanos sedientos.
Es posible encontrar
en los frutos
de mirada paciente
las huellas
de otro tiempo
en que el cielo
campeaba en nuestra vida
sin duelo ni presagio,
como un tibio
arrebato de palomas.
Hoy, la acritud
de los viejos enseres
arrumbados
en la casa gris
de la memoria,
no nos salva
del naufragio de los días,
el silencio piadoso
no alivia
nuestras llagas ocultas,
el puñado de luz
acumulado
en nuestra vida breve
no guía nuestros pasos
en la honda
tiniebla del destierro.



PARTO



Me duele

el tiempo incendiado
en los relojes
sombríos del invierno,
el sol inválido
que asoma su cabeza
entre nubes de fieltro.
Ignoro las palabras
que revelan
la iniquidad
de las murallas
que aíslan a los hombres,
la albura
de los huesos
sin memoria
repartidos en osarios
de piedra clausurada.
El miedo recupera
su máscara de antílope,
su acrimonia
de aeropuerto cerrado,
los voraces imanes
que atraen a la muerte
con sus vertiginosos
remolinos de llanto,
los apegos estériles
que fatigan de zarzas
la piel de la desdicha.
Entonamos
antífonas y salmos
en las vísperas
de la gran rebelión
de bosques arrasados
y tierra calcinada,
la profusión
de volcanes sedientos,
los temibles desiertos enfundados
en sudarios de arena.
El viento sabe a duelo,
a flores mancilladas,
a arboleda difunta,
a complot de las horas inmóviles,
rehenes del insomnio.
Cuando la luz regrese
con su vivero intacto,
su antídoto de frutos
de abrasada paciencia,
el cielo aguamarina
nos dará las señales.
Una brisa de parto
inundará de savia
las venas del planeta
para que fluya, cósmica,
la vida renovada.



SOY



No hay simiente

que pueda negar
su testamento
de ágape y foresta,
ni robledal que duela
en la corteza
de la tierra arrasada.
Basta un gesto fluvial,
un guiño,
un puño en alto
para que el sol desnude
su rostro de anticuario,
su ardid de amable fruto,
su garganta de fuego.
Sumergida
en el barro de otros seres,
en el leve agasajo de la luz,
oculta en esta piel agreste
que perdió
la memoria de los días,
soy el eje
de las cosas que sangran
-los dolidos
objetos de la espera-.
Soy la herrumbre

de la vida
sin máscara ni afeites
y la esperanza incierta
de un soplo
que reinstaure la Gracia.
Soy la inexplicable asimetría
perpetrada en el alma
del tiempo fugaz
y la armonía feroz de lo perpetuo.



LLUVIA



Intima persuasión

de la lluvia
pertinaz,
agorera,
terrosa,
terrenal,
territorial,
omnímoda,
ososa,
osario quieto,
barco encallado
de la luz acústica,
Alhambra,
abeto ciego,
martirio,
krill de ausencia,
simbiótica guitarra,
terrón tenso
de tendones humeantes,
barbijo de la luna,
fatigado
folíolo
del viento.


miércoles, 13 de febrero de 2013

EN EL CAMINO, UN REGALO DE FE. (MICRO-RELATO)







EN EL CAMINO, UN REGALO DE FE 



Biblia en manos, el gran árbol de hule la protege,

un universo de arrugas se posa en sus mejillas,

los rumiantes no defecan cuando el sol llora,

los caminantes en filas huyen del colesterol, la lluvia, emanaciones de verticales rocíos.

Es invierno aun, ¿
qué  versículo leerá?, quizás el salmo 23.

Nadie sabe el por qué de leer, es larga su edad, los faroles del parque

parpadean cuando se asoma la noche.

Los niños posados a su alrededor juguetean, transmutan las orugas,

las mariposas, baños de arco iris entre las sombras. 

Alguien pregunta, ¿
cómo lee usted?, ella en su eterna felicidad responde,

no es con los ojos, es con el corazón.


Fausto Antonio Aybar.

miércoles, 6 de febrero de 2013

GRANDES POETAS MEXICANOS (LEGADO DE AMÉRICA)


OCTAVIO PAZ. (1914-1998)
Octavio PazPoeta prestigiado de México. Nace a la mitad del siglo XX en la ciudad de México en 1914 durante la lucha revolucionaria.
Parte de su niñez la pasa en Estados Unidos y en su vida adulta vive en Francia y la India. Es galardonado con el premio nobel de literatura en 1990. Su obra abarcó géneros en los que sobresalen textos poéticos, el ensayo y traducciones. Colaboró con el impulso a la cultura. Fungió como profesor, conferencista, periodista y diplomático.
Sus obras hacían uso exclusivo del pensamiento y de una rima interna y sutil, a veces difícil de captar.
POEMA
POEMA “Dos Cuerpos”
Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano
Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto
Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos raíces
en las noches enlazadas
Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago
Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.
Amado NervoAMADO NERVO. (1870-1919)
Nació en Tepic, México en 1870. Su nombre real era José Amado. En 1895 publico su primer libro con una novela titulada “El bachiller”. Escribió su primer libro de versos “Místicas” en 1898. En parís publico la versión francesa de “El bachiller” y algunos poemas, fue ahí donde también se encontró con Rubén Darío. Murió en Montevideo, Uruguay en el año de 1919.
POEMA
POEMA “Cobardía”
Pasó con su madre. ¡Que rara belleza!
¡Que rubios cabellos de trigo garzul!
¡Que ritmo en el paso! ¡Que innata realeza
de porte! ¡Que formas bajo el fino tul!
Pasó con su madre. Volvió la cabeza:
¡me clavó muy hondo su mirada azul!
Quedé como en éxtasis… con febril premura,
gritaron cuerpo y alma al par.
Pero tuve miedo de amar con locura,
de abrir mis heridas, que suelen sangrar,
¡y no obstante toda mi sed de ternura,
cerrando los ojos, la dejé pasar!
Jaime Torres BodetJAIME TORRES BODET. (1902-1974)
Nació en la ciudad de México. Estudió en la Universidad Nacional de México la carrera de filosofía y letras. Fué secretario de educación pública varios periodos. Promovió la Campaña Nacional de Alfabetización. Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, El Colegio Nacional, el Instituto de Francia y la Academia del Mundo latino. Inicio la construcción del Museo de Antropología e Historia.
POEMA
POEMA “Ambición”
Nada más, Poesía:
la mas alta clemencia
está en la flor sombría
que da toda su escencia.
No busques otra cosa.
¡Corta, abrevia, resume;
no quieras que la rosa
de más que su perfume!
Manuel AcuñaMANUEL ACUÑA. (1849-1873)
Nació en Saltillo, Coahuila en 1849. Medico poeta. En enero de 1868 inició sus estudios en la Escuela de Medicina, donde fue un estudiante distinguido. Ese mismo año inicio su breve carrera literaria, dándose a conocer con una elegía a la muerte de su amigo Eduardo Alzúa. Junto con Agustín F. Cuenca y Gerardo Silva fundaron la Sociedad Literaria de Netzahualcóyotl. Murió en 1873 por haber ingerido cianuro de potasio.
POEMA
POEMA “Un sueño”
A Ch…
¿Quieres oír un sueño?…
Pues anoche
vi la brisa fugaz de la espesura
que al rozar con el broche de un lirio que se alzaba en la pradera
grabó sobre el un “beso”
perdiéndose después rauda y ligera
de la enramada entre el follaje espeso.
Este es mi sueño todo,
y si entenderlo quieres, niña bella,
une tus labios en los míos,
y sabrás quien es “el” y quien es “ella”.
Sor Juana InésSOR JUANA INÉS DE LA CRUZ
Pequeña reseña y Poema.
Juana Inés Asbaje nació el 12 de noviembre de 1651en San Miguel de Nepantla, en Amecameca de padre vasco, y de madre mexicana, Sor Juana empezó a escribir ya a los 8 años, tiempo bastante bajo referente a la época en la que estamos hablando, por lo que desde chica se distinguió como una mujer muy inteligente aprendiendo inclusive Latín en solo 20 sesiones que le fueron impartidas por el bachiller Martín de Olivas.
Juana decide ingresar al convento de Santa Teresa a los 18 años de edad, Sor Juna se distingue por pelear los derechos de las mujeres y poner en entredicho los pensamientos de la época que denigraban a la mujer, esto en una carta de respuesta dirigida a sor Filotea que se ha convertido en parte de la historia de México,
Ante todo esto, Sor Juana Inés se vuelve un icono de lucha para todo mexicano que cree en sus derechos e ideologías, Sor Juana muere el 17 de abril de 1695 como un ejemplo de lucha mexicana.

POEMA
Al Que Ingrato Me Deja, Busco Amante de Sor Juana Inés de la Cruz
Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.
Al que trato de amor, hallo diamante,
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata,
y mato al que me quiere ver triunfante.
Si a éste pago, padece mi deseo;
si ruego a aquél, mi pundonor enojo:
de entrambos modos infeliz me veo.
Pero yo, por mejor partido, escojo
de quien no quiero, ser violento empleo,
que, de quien no me quiere, vil despojo.
JAIME SABINES:
Jaime SabinesNace en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Tiene una infancia normal, tranquila y serena; Entrado ya en la juventud viaja a la ciudad de México para comenzar a estudiar Medicina, solo para descubrir que la juventud nos permite retractarnos fácilmente. Es cuando se da cuenta de su verdadera vocación. Inicia en la poesía con los poemas: Introspección, A mi madre, Siento que te pierdo y Primaveral. Su camino comienza algo repetitivo tal vez, pero no menos excitante. Pero encuentra la llave en la prosa para marcar su punto y aparte en la literatura.
“Yo quería hacer una poesía lo más independiente de las palabras, que resistiera cualquier traducción y es a través de la prosa, -cuyo ritmo es el que más se acerca al de la sangre- donde se consigue mejor”.
Entra en la política en 1976 y en 1988 como diputado federal y como diputado en el congreso, Actividad que le da la oportunidad de ver de cerca lo que muchos sospechamos pero no nos atrevemos a decir:
POEMA: Tlatelolco 68
“Tenemos Secretarios de Estado capaces
de transformar la mierda en esencias aromáticas,
diputados y senadores alquimistas,
líderes inefables, chulísimos,
un tropel de putos espirituales
enarbolando nuestra bandera gallardamente”


RECORDANDO LA LEYENDA DE JAMAICA Y EL MUNDO (BOB MARLEY) FEBRERO MES DE SU NATALICIO.