ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

viernes, 1 de marzo de 2013

ÁNGEL, RÍO INFINITO DE MUSAS.




CANTO AL NIÑO, FLOR DE AMOR

Hay una fiesta de peces en mi boca,
magma de amor, erupción en el corazón,
follajes de arco iris en tu vientre,
jardín de colores brotando de las manos.
Hay recolección de estrellas,
confetis y sonrisas, constelaciones
tronando tu nombre, un camastro tan extenso,
tan tierno, que los idiomas abrasan el cielo.
Hay infinidades de surcos ciñendo simientes,
tu esperanza, es la esperanza de todos,
las palabras, elasticidad de los sueños,
y no hay distancia, si tus ojos me llaman,
capullito, flor de mi amor.



FAUSTO ANTONIO AYBAR



ÁNGEL


Así, temblando en el follaje de madre,
así te bendigo
y dejo mi raíz en tu ventana
para que sea nutriente inagotable.



Cruzar la inmensidad de D´s
atravesar los mares,
abre las calles del silencio
y se desbordan los árboles al fruto.



Hay un canto de amor sobre la mesa
y una puerta iluminada
y una estrella , niño mío,
Ángel que levanta la estrechez del camino.



Rossana Arellano




NANAS PARA UN PRÍNCIPE



Ya cruzó las fronteras
mi niño lindo
y ni siquiera la nieve
cogió su sombra,
anda mi pequeñín
bendito niño
que acá en el Sur
las puertas
de par en par por ti,
ya están abiertas.



Ay! hijo de mi alma
como quisiera
se duplique mi vida
para quererte
y sostengas mi mano
cuando tu boca
pronuncie parabienes
a la madre tuya
y el corazón saltando,
ya te bendice.



Que preciosa es la vida
cuando regala
alegrías inmensas
en pequeñas manos
y nos toca directo
sobre la herida
para sanar tristezas
y desengaños.
Ay! mi niño valiente
Ángel de Dios.



Rossana Arellano Hasson



Tori Escalante le llama a Ángel “Ojitos de lucero”

1 comentario:

Unknown dijo...

Gracias, Fausto , de corazón, por haber sido el primero en dedicarle unos versos a Ángel , mi nieto. Gracias, también a Arellano Hasson que con su maestría ha escrito dos poemas para el pequeño y a Tori que nada más ver la foto que le mostré en Valencia le apodó "Ojitos de lucero" y gracias a todos cuantos le han dedicado tantas palabras hermosas y tantos gestos de cariño. Ángel, río infinito de musas , como tú le llamas, Fausto , se sentirá feliz cuando sea consciente de tanto como le mimáis todos. Gracias!