ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

viernes, 21 de agosto de 2015

ACCIÓN POÉTICA KM (DESDE PUERTO PLATA, NOVIA DEL ATLÁNTICO)

   ACCIÓN POÉTICA 














Un mundo sin poesía, es tan sólo, un mundo sin sueños.




Hay un poema colgando en mis labios, un unicornio oscilando en mis sueños.



La noche tiene un olor a poesía, por tal razón, tiene un olor a libertad.




Siempre que haya una esperanza, la poesía será el arma más letal para defenderla.


Si el tiempo se arrugara como yo, entonces, fuera indeleble como él. 




Si alguien me preguntase quién soy, diría, tu sonrisa, mi única herencia.


Hay día que parecen no acabar nunca, pero hay día que nunca se olvidaran.


Quien piensa, no esta derrotado, busca una salida.



Una mano, no es una mano, sino es útil, un corazón, no es un corazón, sino es sincero, un ser humano, no es un ser humano, sino es razonable. 



Si en vez de inventar la pólvora, hubiésemos descubierto el amor, todo fuese sonrisa.



Este corazón que agoniza, naturaleza que llora, hombre que ignora.



La grandeza del ser humano no esta en lo tangible, simplemente en lo intangible.



Todo aquel que entrega lo que no tiene, sólo tiene lo que recibe.



Cuando las palabras rompen las fronteras, ni el silencio la detiene.



Mas cuando haya un No, siempre habrá un Si.



Por qué tantas guerras, si al final, todos partiremos.



Si me necesita, es porque te necesito, dos lágrimas, en sinfónica alegría. 



Sólo soy, lo que siempre he sido; el espejos, de lo que no se olvida.



Basta una mirada para comprender, que la esperanza no ha muerto.



El olor a naturaleza en esté sendero, me invoca a seguir el camino. 



Es tan impenetrable el muro, que se torna invisible.



Mientras haya flores sin marchitar en esta tumba, no es, porque el poeta ha muerto, es porque, las palabras han de reinventar la vida.



Perpetua la noche, un enjambre de astros, se ahogan en el firmamento de tu boca.



no hay un espejismo mas hiriente que el olvido.  




Perdón, no quiero conversar ahora,
estoy en un dialogo con el sol,
al parecer, la luna esta en celo,
y pretende desovar sus sueños
en otra galaxia.


Ya me voy, pero que sepan, vuelvo en breve, porque todo los demás es cifra.


Más allá de este horizonte cósmico, hay un ser poderoso vigilandonos, es preferible pensar ante de errar.


Si después de todo, la humanidad no tiene un punto convergente, y decide morir en esta guerra absurda, ya tengo mi refugio, esta isla de algas y coral

Del vientre de la madre tierra nace el astro sol, un destello de luces nos dicen: fluye humanidad.

Después de tanto buscarte,
he comprendido que no a muerto,
porque sólo en la luz de las palabras
vive tu alma.

No estoy soñando,
veo los fantasmas en la glorieta
aplaudiendo el silencio de la ciudad.
En la música buscan su musa,,
ya no le temen a la magia de las luces,
juguetean entre ellas,
han nacido de nuevo.

Después de la lluvia,
la cuidad converge entre luces y silencio. 
Un bolero agoniza en la mirada prematura del poeta.
Hay aves en la nocturnidad
que añoran el amanecer,
escaramuzas de los tiempos,
reten del viento. 

Un enorme lucero emerge de tu boca.
De la piel del mar, luciérnagas plateadas,
reflujo de olas bañada de luna.






Vestida de plata, la mar,
emerge de las nubes una luna otoñal,
mis sueños fluyen en distante horizonte,
cavidades de un eterno cavilar.

Por qué decir que somos poetas,
si tan sólo somos seres humanos, buscando una razón de vivir en la poesía.

Te propongo, que no me propongas, 
que tan sólo dejemos aletear el embrión de los sueños.


Hemos estado tan ausentes, que el tiempo nos encontró lleno de olvido.


Tal quijote con su acordeón como arma, fue de vereda en vereda quitándole al silencio sus acordes, las notas fluían cual cuento de ada. 
Tan largo eran sus sueños, que quedaron por siempre habitando en su memoria, todo los llamaban merengue, era Larguito, el general de los sinsontes, de los errantes, el quijote que hirió la muerte. 


Percibo un cierto olor a mar en tu piel, no es una metáfora de lejanía, es sólo el viento rebuscando en mi memoria.


Entonces hay un quijote en cada aliento humano, 
trotar de utopías entre senderos intangibles. 
¡Despierta Sancho!,
las huellas aun no desfallecen; los gigantes no mueren sin soñar









Hablan las cosas, hablan en poesías, ¡bendito sea, esta vivo el poeta!

Cuando queremos ser más grande que lo determinado por la voluntad de Dios, entonces, ahí comienza nuestra destrucción

El grifo aún gotea, estamos sumergidos en una pesadilla eterna, reflejos de ausencia brotan de nuestras mejillas. Alguien toca la puerta, es posible que los cuervos en su desnudez nos llamen.

Mi musa, la senda por donde transita mi corazón, el único donde me siento libre. 

Después de tanto volar en busca de la felicidad,
he comprendido, que esta a menos de una legua de mi corazón,
esta justamente aquí, esta en tu respiración. 

Si por el contrario despierto en otra constelación,
nunca olvidare que me geste en tu vientre.
Mujer, indeleble flor del universo.

Silencio!!!, esta de siesta. 
Se asoma el crepúsculo,
un gorrión polinizara otros sueños.

Hay un ser creciendo en silencio,
capullos abrigados en rocío,

de Torres, los sueños, 
en la tacita de plata, colores nuevos.

Abruptamente despertamos, y al parecer el apocalisis estaba sobre nosotros, pero no era un espejismo, la verdad es, que estaba gestándose una esperanza.

Sendero liquido por donde transitan las utopías,
reflejo de un horizonte transpirando silencio,
escaramuzas de duendes en el infinito plateado.
Llora el sol,
yo siempre a tu lado,
cardumen de sonrisas brotando
de tus labios.


No, no voy a inmortalizar la flor, porque ella, es inmortal en si misma,
es el flujo de aire, que va y viene de mi boca, 
que se dilata entre pétalos, 
y reencarna en los latidos mágicos del viento.


Hay un espacio para cada despertar, y un corazón en cada sueño.

Entonces, este silencio, 
lágrimas de nubes sobre este lunar de flora y fauna,
canta a menos de una legua la mar,
Neptuno, del bronce a la eternidad,
Deambulan sigilosas las luciérnagas
por los caminos emancipados del tiempo, 
hay flores en la vereda, de la tacita plateada, aromas de amor.
Una novia se consagra, viste de espuma y sal.
Los marineros no habitan en la vastedad,
son simple reflujo, de la noche y el mar. 




viernes, 7 de agosto de 2015

ELEGÍA DEL VIENTO, A MI PADRE (FAUSTO ANTONIO AYBAR LIRIANO)





ELEGÍA DEL VIENTO
A MI PADRE 
FAUSTO ANTONIO AYBAR LIRIANO.
1938 - 2015

(Hay tanto silencio,
que desde el alba al ocaso, puedo escuchar tu voz)            

Desnudo no estoy,
desnudo nunca estaré,
por borbotones del tiempo
mi piel vestida está,
un manantial de lágrimas irriga
las noches, se sumergen
los sueños en el horizonte.
Y tú, padre,
en tus brazos de acero 
llevas mi dolor,
lleva tu sonrisa
fértiles ángeles,
stent que resucita,
este débil corazón.

Desnudo no estoy,
vestido siempre estaré.
Hay mariposas y luciérnagas
desfilando por los senderos
multifloras del alba,
la lluvia, ser inagotable de vida,
pétalos, néctar y polen
se adueñan del viento,
en el mar las olas dibujan la ternura de los días.
Y yo, sueño tu partida,
y tú, vives en mi silencio,
languidez de otoño en mi aliento,
regurgitar de melodías, en los labios eternos
de la primavera.

Desnudo no estoy,
silente siempre estaré,
sinfónicas miradas,
vastedad del viento
en el palpitar de seres imperfectos.
Vengo a ti,
tú siempre en mí,
mi legado, tu rostro,
mi única herencia medular, tu sonrisa,
indeleble firma de una historia,
donde las aguas del aire
son testigos uniformes de mi llanto.


Desnudo no estoy,
en ti, siempre estaré,
relámpago que corre por mis venas,
olor a distancia que nos acerca,
reloj envejecido por el clarín
de tus ojos milenarios.
Las paredes nos hablan,
yo te llamo desde ellas,
tú te desplazas en mi sueños,
en mi voz, corredizo de silabas,
donde los vigías se inmola al viento,
donde el trueno ahoga el eco.

Fausto Antonio Aybar Ureña