ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

lunes, 24 de julio de 2017

AMANECER, EN LA TACITA DE PLATA




AMANECER,
EN LA TACITA DE PLATA

¡Amanece!
Y vuelven los lagartos a beber del rocío de la noche,
el ladrar de los perros sincrónicamente permuta con los pájaros,
una burbuja de yodo envuelve el transitar de los locos del bulevar,
las olas acarician levemente los bulgaos que dormitan en la arena,
alguien corre contra el tiempo.

¡Amanece!
En el cielo una jauría de cuervos vomita toda la soledad de la noche,
los parques ven partir a sus fantasmas, las doncellas de la nocturnidad
vuelven embriagadas de cobre,  canta el tiempo, precoz el viento,
despiertan las sombras, una marchanta inunda de colores la tacita de plata.

¡Amanece!
Desvelado el reloj, murmuran las calles a los amantes clandestinos,
una fugaz  sonrisa envejece, varado el horizonte, 
las sirenas vuelven a la utopía.
Al alba se oyen las voces del pueblo, los transeúntes invaden la ciudad,
cual pastor, un limpiabotas alimenta a las palomas, una niña sonríe.

¡Amanece!
Y la novia despide a las estrellas, los pinceles reinventan la ciudad.
En las carcajadas del mar son atrapados los pescadores,
en las glorietas  las mariposas erigen sus sueños, 
la paredes nos hablan de sus héroes. 
Canta un gallo, de ecos se viste la montaña, 
de amapolas los corredizos florecen, 
despierta la tacita, truenan las campanas,  melopea del café.

Fausto Antonio Aybar Ureña.


No hay comentarios: