ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

martes, 19 de junio de 2018

Y DALE CON COLORIN, COLORADO






“Y DALE CON COLORIN, COLORADO”


Erase una vez.
-          Jajajaja, ¿Pero tú me crees un estúpido?
-          Eso es lo mismo que había una vez.
-          Oye, yo soy el escritor, inicio como se me da la gana el cuento.
-          Bueno, déjese de eso, yo lo cuento o no hay cuento, entendido.

Lo sucedido fue,  estando mi hermana con su niña en la emergencia del hospital, que por cierto la niña sufre de asma, al tocarle el turno a la niña, ya en el cubículo, llega la doctora, procede a chequear a la niña, la cual tiene una complicación asmática, la doctora llama a mi hermana a una esquina del cubículo, y les dice.

-          Doña, perdone, no tenemos mascarilla para nebulizar
-          ¡Comooo!
-          Así es, pero enfrente hay una farmacia, compre una por favor
-           ¡Ahhh! pero es que esto es un negocio, y ahora, yo sin dinero.

Mi hermana quedo atónita, impotente, no podía comprender nada, me llamo, me explico lo sucedido. Yo salí rumbo al hospital. Pero déjenme decirle, que en el mismo momento de la llamada; estaba viendo un documental sobre un tal Maradona, verdaderamente que ese tipo era un come hígado, es decir todo un crack.  Bueno, llegue al hospital, mi hermana lloraba, para que decir “pasó la de madre”. Entonces fui a la farmacia compre la mascarilla, y como un maldito anarquista en medio del salón de recepción grite: ¡Diablooo!, esto es una basura, y eso, que esta es la principal prioridad de los políticos, darle salud al pueblo, buenos ladrones.

-          Pues….
-          Oye, no me venga con colorin, colorado.
-          Entonces, dime  algo.
-          ¿Crees tú, que la vida es sólo cuento?
-          Eh, eh, eh.
No joda nadie,  en esta imitación de macondo, cualquier pela fután puede ser………..              


lunes, 11 de junio de 2018

¡Recuerdaaa! "Lo llevo de fundita" (Cuento)



MAS QUE CUENTO

Resultado de imagen para helado de fundita


¡Recuerdaaa! "Lo llevo de fundita"

Llegó ensacado, abrió la puerta, fue directo al mostrador, pidió un helado revestido de chocolate. Especificó, exclusivamente de mantecado, y una servilleta por favor.
Ese era Luis, como siempre, presumiendo de modesto. Tomó asiento para degustar de aquel rico helado. Del otro lado del cristal bajo un asfixiante sol un niño vocifera: “de fundita, para el calor, lo llevo de fundita”.

Luis lo observa, el niño lo mira, Luis murmura en voz baja, como es posible que alguien pueda comer esa porquería. Han pasado unos minutos, alguien se asoma al niño y dice: dame uno, el niño pregunta; ¿de batata o tamarindo?

Quién diría que años atrás ese helado de fundita llenaría de gloria a un mortal, pero Luis al parecer sufre de amnesia, es que hoy Luis es un eminente abogado. Los cristales se humedecen por el aire frío del local, una migaja del revestido de chocolate cae sobre la mesa, Luis audazmente la toma, la ingiere, los clientes murmuran en silencio, el señor que maneja el ojo electrónico aplaude la acción, ¡sorpresa¡ es ahí un pedante, verdaderamente; el señor no paraba de reír. Desde el otro lado del cristal el niño sonríe. Quien diría; que entre tantos libros, hay una corbata rumbo a la lavandería.

Fausto Antonio Aybar Ureña.

miércoles, 6 de junio de 2018

POR UN PÈLITO... (CUENTO)


                                                              MAS QUE CUENTO 





POR UN PELITO.....

-       -  ¿Qué coñ…. usted está mirando?
-         
-        -   Maldito degenerado.


Esa fue la repuesta de Diana a la mirada incisiva de aquel hombre con semblante de depredador sexual. En la guagua no cabía un alma más, todo esperaban la bofetada, olores refrescantes e intoxicantes  se mezclaban con el yodo. El cobrador de la guagua como un malabarista con instinto suicidad, pretendía romper con la ley de gravedad, vociferaba a todo pulmón en el trayecto, “La Ureña, valiente, la caleta”. Pero Diana permanecía ausente, buscando entre los recuerdos. Una voz le recalcaba:   *terminar con esto ya,  no hay razón para seguir aquí*. En la velocidad los arboles iban desapareciendo, las sombras de los vehículos parecían colisionar al tomar las curvas cerradas. Ella, Diana, era un volcán en punto de erupción. De repente con voz enérgica alguien grita, “parada, parada” la guagua se detiene, ella sale violentamente, corrió rumbo al mar; la decisión estaba tomada, se lanzó, hay un espacio interminable entre el mar y la muerte, los recuerdos se aglomeraron violentamente, todo era azul, el mar abrió sus fauces para degustar de una víctima más de la depresión. Quien diría, al parecer, siempre hay ángeles rondando  estos lugares. Un tierno eco en el aire se esparce ¡Paaa sálvala, sálvala que se ahoga! Él se lanza al mar, el mar  no estaba dispuesto a dejar  ir su presa, porque ya no era mar, era una vasta extensión de acero fundido.  La batalla fue hasta el cansancio, Diana en su agonía rompió el trance, ve una sombra liquida luchando contra el mar, era el ángel, ella en un grito desesperado exclama; me ahogo, no me deje ir, él se la arranca al mar de sus fauces voraz, ella suspira. Ciertamente; no es lo mismo llamarlo que verlo llegar. 

Fausto Antonio Aybar Ureña.     







jueves, 31 de mayo de 2018

COLORIN, COLORADO (CUENTO)


MAS QUE CUENTO

Resultado de imagen para parada de  bus en Santo Domingo




COLORIN, COLORADO.

Había una vez,
-¡Ey, ey, ey! , pare eso ahí,
Quien dijo que había una vez, nunca hubo una vez.

-Déjeme contarlo a mí.
Pasa que, estaba sentado en espera del bus, y un señor con gafas negras llega, saluda, pregunta, no ha pasado el bus de la 9:30, y reaccionó yo, bueno, pues no, si hubiese pasado nosotros no estaríamos aquí, el señor pidió excusa por la molestia causada.
Faltaban unos minutos para la 9:30, a la distancia, deslindando las rayas amarillas se visualiza el bus, nos alineamos según el orden de llegada, el bus se detiene, abre sus puertas, procedemos a entrar, el conductor nos detiene,  precisa, por favor, el señor de las gafas negras  primero, un murmullo se apodero de la fila, el conductor se levanta de su asiento y procede a ayudar al señor, en ese preciso momento comprendí que era un no vidente, intente darme en el pecho por mi mal proceder, una señora me miro con desprecio, aunque debajo del brazo derecho, es decir, el sobaco,  llevaba una biblia. Al parecer todos teníamos ese pesar colectivo por lo sucedido, mientras el señor de las gafas negras se daba por aludido. 
 Pues, Colorín colorado este cuento se……….
-¡Como que este cuento se acabó!
-Este no es un cuento, “escritor de la m……”
 -Entonces, dígame usted. ¿Por qué veo? en el semáforo de la 27 de Febrero con Máximo Gómez cada día, a el señor de las gafas negras pidiendo limosnas para sobrevivir.  

Fausto Antonio Aybar Ureña.   

lunes, 28 de mayo de 2018

3D, UN VIAJE FANTÁSTICO (CUENTO)










MÁS QUE CUENTO

EN 3D, UN VIAJE FANTÁSTICO.

- ¡Pocholo, Pocholo mira!
- ¿Qué es eso? 
- Es lo que llaman 3D, Yuyu,
- Bueno, pero manito, parece realidad.
El funicular estaba repleto, la capacidad de asombro iba desapareciendo mientras las escenas se repetían, era un viaje mágico, casi un cuento de Ada, ni el señor de los anillos era tan sorprendente como esto.
- ¡Pocholo, Pocholo, ay, ay ay!
- ¿Qué pasa YuYu?
- Hay un rebú en ese callejón, el flaco le dio una puñalada a ese señor.
- Recuerda Yuyu, que esto es una película.
- Ahhhh, pero manito parece real.
Ya terminada la función, Yuyu en el barrio cuenta lo que vio, mas luego, fue a jugar con los amiguitos al callejón de Lola. El funicular deslinda el espacio aéreo del barrio, hay una lona azul donde se albergan los protagonistas, los gritos no son reales, ¡waoo, de hoy en adelante todo es 3D!.

Fausto Antonio Aybar.

viernes, 23 de marzo de 2018

MONTSERRAT, HUÉSPED DE LA VID (POEMA DEDICADO A MI PRIMOGÉNITA NIETA)





MONTSERRAT, HUÉSPED DE LA VID.

En el vientre 
de mi primogénita luz
un ángel florece,
surca los confines
del universo un cometa en gestación;
tal vez de nombre paz,
de nombre amor.


Entre mis ancestros
pasados la he buscado,
y ahí está, dormida,
escuchándome
desde su liquida cuna,
flor milenaria de un bosque virgen,
tierna sonrisa para un verbo que envejece.

Montserrat,
llevará por nombre,
sendero de versos peregrinos,
romería de arco iris
sobre el lunar de un siglo
de esperanza,
de libertad,
umbilical sueño de la humanidad.

Un pétalo
anida en tus manos,
en tus labios una canción.
En unísona tonada,
los peces,
los pájaros,
y los arboles
gritaran tu nombre.
¡Montserrat, huésped de la Vid,
Oriunda oración del sol!

Fausto Antonio Aybar Ureña.

lunes, 8 de enero de 2018

MUSA, MUJER Y POESÍA (VIENTRE CREATIVO DEL UNIVERSO)



                    ARTE DEL PINTOR DOMINICANO WILLFRIDO VELAZQUEZ GOMEZ




Ana Maria Garrido
Argentina

Ella nocturna

Ella exhibe sus alas
detenida en la bruma,
lujuriosa crisálida
entre puertos
de un mar exasperado
que ignora las señales.

Como un faro
de espejos inconclusos,
ella exhala su luz
en la noche
con ojivas de espuma.

El agua
es una pampa interminable
que engulle los reflejos de la luna
como peces incautos.

Mariposa nocturna,
ella camina sola
por la playa
que desnuda
sus pétalos ocultos.

Envueltos en la brisa,
los fantasmas
de viejos marineros
rozan sus muslos húmedos,
sus hombros,
sus pestañas
con codicia de nube.

La sangre
de la noche
se puebla de preguntas.
Ella cubre
sus senos ambarinos
con dedos de magnolia
y corre hacia su casa
vestida de salitre.
Cierra puerta
y ventanas
con prudencia
de alondra.
La ciudad
se desvela
ahondada de susurros.

El miedo
con mil rostros
le oprime la garganta.

Inmóvil en su lecho,
los relojes
le prestan sus latidos,
la luna,
sus linternas
de plata mortecina
hasta que el viento
exhausto
de rugir en su puerta
se echa a sus pies etéreos
como un perro con sueño.


Mercedes Vivas Benítez
Colombia
Clamo Palabra
¡Oh alborada!
¡Oh alborada!
desvestid la impaciencia
cuantas cosas no pueden designar mis palabras.
¡Oh Celestina!
reviste el amanecer
indómitos encuentros
impiden ponderar
mi garganta.
¡Oh sombras!, voltead los sonidos a mis espaldas
alcanzadme la pluma en mi deliquio,
prestadme los sueños de los desvestidos,
el huracán de los hambrientos,
los motivos de los presidiarios,
las raíces de los desaparecidos.

¡Oh palabras! Ofrenda las camisas roídas por los fusiles
objeta al enemigo del pueblo
tilda la sangre llorada por los disminuidos.
Oh mordaza,
oh mordaza,
libera la palabra………

Carmen Garcia
República Dominicana
 "MULATA"


Tengo fusión de salitre
de merengue, son y caña,
del conquistador la saña,
el azúcar del trapiche.
La cadencia del pambiche,
del nativo la nobleza,
del cimarrón la fiereza,
alma antillana yo tengo!!
Es que llevo en mi abolengo
rebelión, sangre y proeza.
Mestizaje mi color:
negro, blanco y taíno,
así quiso mi destino
de tres razas ser crisol.
Aborigen, español
y el tambor del africano,
ése lamento lejano
hilvana con sus matices;
mi pasado, mis raíces,
atesoro en mis manos.
Soy caribeña guerrera,
mi solar es un pedazo
donde reboza el abrazo
como flor en primavera.
Tengo gracia de palmera
con el vaivén de los mares;
el sol en estos lugares
calienta mi piel morena
cuando roza las arenas
y serena mis pesares.

Zulma Quiñonez 
Puerto Rico 
 NIEBLA
Te pierdes por los rincones y las callejuelas.
Arropada de blanco, llenas el espacio. Amorfa y desnuda,
sin tocar el suelo, vagas entre sombras. Invades el aire,
penetras lugares remotos y extraños. Humareda
mágica, flotas como barco que surca los mares
a la deriva, solo, sin timonel ni velas,
sin puerto ni ancla, en desesperanza.
Apoderándote, desplazas la noche.
Intrusa mariposa noctámbula,
vuelas entre montes,
cubres las ciudades
y de madrugada,
plegando tus
alas, mueres
solitaria.
¡Huyó tu aliento!

Mardyn Mesén Rodríguez 
Costa Rica 
PAISAJES DE UN VALLE II 
( dedicado a mi abuelo, “El poeta descalzo”)
.
Retoña el corazón del buen labriego
al brillo de la luz de la mañana,
¡Cántame una canción!, ¡Quiero una nana
que haga silbar las cañas en sosiego!
.
¿Dónde escondo mi llanto en este juego?,
esa puesta de sol en la ventana,
como fuente de amor que se desgrana,
se me escapa al recuerdo y vuelve luego.
.
¡Abuelo, las mazorcas son tan rubias,
florecen buganvilias en el monte
tras el paso triunfal de nuevas lluvias!
.
Y he visto en la quietud del horizonte
tu sombra interpelar las raudas gubias
del aguerrido canto del sinsonte…

Dominga Almonte 
República Dominicana.
Fantasía.
En la sombra del follaje, 
de mi tierra encantada...
...Repica el tambor del indio aguerrido...
...Sonido grave y persistente,
que despierta al valiente
del letargo del olvido...
...A caso,
No es la misma burguesía
que despoja y saquea,
dejando las manos vacías
de la gente que en ella crea...?
...Junto al fuego enrojecido
Caonabo y Guarionex,
en la cohoba de la sensatez
Siembra el espíritu aguerrido...
... Tambor...
...Areíto...
...En la sombra del follaje,
de mi tierra encantada...
...Quién es ese que se levanta,
Y besa a su amada...?
...Luego corre...
...Sus pies llevan la velocidad de la flecha...!!!
Es Enriquillo,
Quien en su pecho aún estrecha
La imágen de su Anacaona...
En la sombra del follaje,
de mi tierra encantada...
...está el espíritu aguerrido de Hatuey, Guaramá y Yuisa...
...Pero aún repican los tambores,
del indio aguerrido...
...Despertando al valiente,
del letargo, del olvido...

Cinthya Rascovsky
Argentina 
Espejos rotos

Los pies conocían el espejo donde sus pasos fueron

solo escuchaba el ruido de los cristales
para saber que sus dedos fueron allí aniquilados
en esa acústica donde la vida se comió la salida.

Las manos conocían el espejo donde sus caricias durmieron

solo al saber que su no palpable era el trueno de su llanto
en ese eco donde la vida le cortó las venas. 

Ella conocía el espejo donde su imagen era víctima 

solo al saber que sus ojos pestañeaban sangre
en ese instante decidió 
dejar caer los vidrios. 

Amelia Prieto 
España
Quiero pronunciar tu nombre
mas los sonidos surgen en mi seca garganta.
Quiero recordar tu cara
mas los rasgos se desdibujan en mis húmedos ojos
Quiero saborear tus besos
mas estos no llegan por la maldita distancia; quiero...mas.
¿Tú quieres?
serenar mi ánimos,
templar mi espíritu,
aquietar mis impulsos,
mitigar mi dolor,
amainar mi llanto,
complacer mi pasión
¿Quieres?

Pura Losada
España
A Cesar Vallejo

Extendiste la mano
y me miraste,
contándome mil historias
de noches de hambre...
Y miré tus pies desnudos
y me sentí humillada
de tu mano extendida
-que ne decía todo-
sin pronunciar palabra.
Casas blancas, casas negras
vestidas dee techos rojos,
con balcones repujados
y portones repujados.
En cada esquina un Vallejo
un niño descalzo en cada recodo,
un oligarca en cada ventana.
Y al fondo, en la Plaza Mayor,
la catedral con sus campanadas,
llamando a misa de 10
como todas las mañanas
Casi doscientos años pasaron
de la gesta libertaria
y todo sigue lo mismo
¡aquí no ha pasado nada!
Los niños siguen sin pan,
las madres cuidando llamas
mientras le dan a la rueca
sin luz y sin esperanzas.
Y los hombres, ¿Dónde están?
Dónde viven, ¿dónde van?
Aplastados por los Andes,
sin fuerzas para luchar,
resignados, impotentes,
mascan...mascan...
Aletargados los pueblos,
aletargados los hombres,
aletargados los suños
Que nadie se mueva,
que nadie hable
que nadie despierte al frío
que siga durmiendo el hambre.





Veronika Quezada Varas
Chile

Flor, Color... "Florclor"
A Viioleta Parra  

Pre-cordillera,
valles,  campos...
Un río improvisa,
canciones de cuna.
Bosque sonriente,
acoge su llanto.
Pajarillos verdes,
trinan la buena nueva.
Remece auroras
su inquieta figura,
Sacude el puelche,
clavelinas rojas.
Octubre celebra,
sus primeros pasos.
Recita, teje,
moldea, borda,
pinta, escribe,
canta, viaja...
Deja al mundo,
la huella de Chile.
Sangra por dentro,
al irse a los cielos,
ese querido angelito...
Angustia es hiedra,
crece y extiende,
el ramaje en su alma...
Alma solitaria,
al partir sus suspiros
Lejos pa'l norte...
Ensordecedor gatillo,
deja en el suelo,
su desolada vida...
Guitarra llora,
desconsolada y triste,
se queda sin notas,
y de su voz, ausente...
Flor, se deshoja,
marchita de duelo.
Color, destiñe,
de dolor intenso...

Flor y color,
simples palabras.
De cuyas letras,
resulta el concepto:
"folclor"...

Palabras que forman,
su nombre: Violeta...