ESPACIO DEL ARTE ESCRITO Y VISUAL

sábado, 31 de agosto de 2013

MICRO-RELATOS (INTERMITENTES)




                                       ARTE DE SILVIA MARTINCICH - ARGENTINA


                                                              MICRO-RELATOS 


LA EXCUSA (MICRO-RELATO)

Aún hay lágrimas brotando de la mujer, el corazón ya no palpita, una histeria colectiva se apodera de la muchedumbre. Entre grito y grito, una anciana exclama: !está vendida, pobre mujer !. Tal vez será, que no hubo tiempo para pedir perdón.


METODOLOGÍA PARA HUIR

Sentado en el corredizo del Centro Médico, pasan gentes y gentes; y todos con el mismo saludo, buen día, buen día, yo como si estuviera la misma grabación respondo, buen día. Es extraño como se solidarizan las palabras y se alejan las personas. Frente a mí, un gran letrero,
Staff de Médicos, como soy un lector compulsivo, procedo a leer.

Pediatra – Jaquez, Báez.
Ortopeda-peña, Cabrera.
Ginecólogo-Paz, Montero.
Oftalmólogo-Peña, Lantigua.
Anestesiólogo-Acevedo, Ruiz.
Urólogo-Peralta, Liriano,
Neurólogo-Lizardo, Prieto.
Cardiólogo-Familia, Pérez.

Qué cardiólogo!, me paro del asiento, camino hacia la puerta frontal, me detengo, respiro profundamente; al parecer los quebrantos se han idos, miro hacia atrás, veo la puerta de cristal, y sin que nadie lo note, emprendo la huida.
   


AMANTES INFORMALES

La verdad es, que nadie puede evadir la magia de las tragamonedas. En el flujo y el reflujo de este hogar de noctámbulos, dos sombras acuerdan amor, es tan tétrica nuestra identidad, que el convenio no se hace en moneda local, es preferible el dólar, en la mesa continua; alguien grita: Black Jack, mas ellos, como políticos arrepentidos, se escurren entre la puerta de cristal, invisibles caricias, preámbulo de un adiós. El ocho es un número, no es el símbolo del infinito, en un motel cualquiera, se diluye una luz.  

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Todos sentíamos ese susurro, pero no sabíamos de donde venia, nuestra piel de gallina nos preparaba para algo irregular, y de una forma sorprendente, brinque, la tome en mis manos, la lleve a mi pecho, y volví a vivir, mas todos aplaudieron, y a mis oídos, en voz baja, alguien dijo: feliz navidad.


DESPUÉS DEL INVIERNO (MICRO-RELATO)
EN EL PREÁMBULO DE MIS 50 AÑOS.


Sopla el viento, sobre su lomo, hojas que emigran hacia otros paraísos, las frías mañanas de Enero me inducen a tiempos pasados, y a mi lado como siempre, la vieja Belén; un ángel de la guarda que nunca me olvida, y este olor a madera quemada sobre mi piel. De momento no lloro por dolor, sino, por tu gracia Señor. 


DESLINDE 

En la solemnidad de la investidura; el diccionario se adueña del protagonismo, aplausos a granel, mas al salir del trance, un niño pide, una moneda para comer. Y es el único instante para darnos cuenta, que nuestra prenda de vestir más lujosa es: nuestra propia piel.  


DE……..

Quien decida entrar a éste lugar, tiene que estar preparado, se paga hasta la respiración.                 
Señor, perdón, 
el verifone indica: tarjeta bloqueada. 
-¡Diab…!
 La familia, espera.                                                                                                                          

ADICTA ORACIÓN

En algún lugar llamado casi-No, alguien ora, mientras la bola gira, bendito sea el verde, vengase usted doble 0, una voz pastosa como demo nos dice: uno, rojo.

EL MAGO

Esperaba el As de oro, de la nada emergió el 10 de espada, uffff… los dioses están durmiendo, se han comido los sueños, aún no inicia el  festín.

BLA, BLA, BLA……

En el extenuante calor, el semáforo parpadea, los carros aceleran. Ni es verde, ni es roja la luz, el olor a neumáticos, evoca las sirenas; hay gritos por doquier. En el noticiario de las 2 pm, el Intendente de energía, informa: que todo está bien. 
¡Que!.

DE ALQUILER


En algún callejón de la ciudad, hay un dialogo ilegal, no hay acuerdo en el monto a pagar; el vientre está preparado, el estrés limita la fertilidad, la miseria la duplica, el tiempo decidirá a quien llamara madre; una vez más, venció el hambre.



HOMBRE AL DESTIERRO

Llora el Cristo sobre el altar, la carne abofetea otra vez  la oración; no se pueden contar las heridas en la lengua. Cadenas perpetuas sobre orgasmo. Las hostias, neblina en nuestras manos; y después del bullicio, nadie dice nada. Es posible, que sea de color silencio la sotana. 

MANIQUÍES

Aquí, no se regala, se venden sueños.
Señora, despierte, hay una cuenta por pagar
El espejo sobre su pecho denota: que la pesadilla continúa.
El láser, no nos transporta al vientre.  

DE PASEO

La ciudad en movimiento, los arboles en aceleración continua, y para su asombro,
ellos, inmóviles, intermitentes letanías.
Hay un preámbulo para llegar al cielo, el epitafio.


SOBRE EL DILUVIO


En el vientre hay algo en alegría, las decisiones de momentos, nos llevan a delinquir.
La flor y la podredumbre, aroma de un ángel en desbandada. En algún retrete, un sueño muere.
Los cementerios, no sólo son para los muertos; la ciudad está plagada de cruces.



REFLEJO

Pensaba, que con sólo extender las manos, podría atrapar estrellas; el fuego en el bolsillo, quemaba las alas de la Ada madrina, es obvio que la lluvia no es un decolorante  que el tiempo no nos da tregua, que el sol es una bola de fuego, que cada día pasado, es un desafío, para quien se come sus recuerdos. 

CORREO

Duro tanto la carta, que sus pupilas se dilataron; mas cuando llego, el papel estaba en blanco, el remitente se oculto entre las estampillas, ella, nunca más volvió al bulevar. En la brevedad, el buzón estaba tomado.


ESCARAMUZA

Salta el caballo sobre la torre, caen los peones, mucho ante comenzar la batalla.
 La dama, carne enlatada en las vidrieras,
 en el vértice opuesto, el alfil no encuentra su ángulo.
 Jaque mate al rey, enroque largo, tiempo corto.  

JUEGO PELIGROSO 

De súbito, se detuvo frente al gran agujero, comenzó a vociferar;
- Hola, hola, hola....
Para su sorpresa, una voz le respondió;
- Hola, hola, hola....
Eufórico de alegría, volvió a vociferar 
- Yo aquí, yo aquí.....
Y la respuesta no tardo en llegar
- Yo aquí, yo aquí....
Reía a carcajada, no había duda del hallazgo, y de un tirón volvió a vociferar.
- Allá quién, allá quién.... 
Y en la brevedad la voz respondió 
-tú, tú, tú.... 
-Nooooo....
Dos palas de tierra sobre el ataúd. 

TARDE DE PERRO

Venia volando la esponja, no se de que latitud, el detergente atrapa desenfrenadas palabras  
en sus burbujas; se estalla contra el cristal. Nadie se da por enterado.
El calor hace explosionar el radiador, una pausa en la música, el locutor informa:
que el indice per-capital de vida esta disminuyendo, que la enfermedad pos- modernista es, el estrés.
Coñ.....
No joda, el cristal esta rayado




SONÁMBULOS  

No importa dónde y cómo.
En el parque, las oficinas, al cruzar la raya transversal de la calle, al volante, en el ómnibus.              
Ya no utilizamos la boca para hablar, es tiempo dactilar, tenemos sobrenombres, distorsionamos el lenguaje,
la memoria RAM evoluciona, el GB nos consume, somos sonámbulos, 
montones de huesos hacia un abismo de hologramas.
Y despierto, y despertamos.
Somos esclavos, títeres presumiendo libertad.



 PÓSTUMO ENLACE

Todo está listo.
Un vestido blanco, nieve, claveles, azul cielo.
- Qué hora son, por qué no llega.
El banquete predice que los glotones no faltaran, que las chismosas del barrio, tendrán de sobra para comentar.
Sigue nerviosa.
- los anillos, la música.
Una llamada, una voz dice: después del tono, su llamada será facturada.
Ella no comprende, todos los saben.
En la morgue, vestido de madera quemada,
un novio espera. 



LA CASA EN FRENTE

Es la # 7, entre sus rejas, un destartalado letrero ¨se alquila¨.
Van y vienen los transeúntes, siempre con la misma pregunta: ¿por qué no está habitada?
La mugres se adueña de su soledad, los espíritus envejecen en ella.
Hay ajuares al desmonte, alguien pretende habitarla,
Se escuchan ruidos en el tejado, es de noche.
En la tirantez y el desorden, los herederos viven dos cuadras, más allá del horizonte.


HOMBRE AL BORDE (JOSÉ TORTUGA)

Un hombre sentado en el triangular parque, son escasas las estrellas, esta amaneciendo; una mina inagotable de sonrisas. Desde un vehículo en marcha, alguien baja el cristal, lanza una bolsa y exclama: José tortuga, regálame una sonrisa.
Y él, sonríe, los olores se dibujan en el aire, toda nuestras loqueras se reinventan, en el asfalto, los milagros huelen a polvo, a escaso centímetros, una meretriz llora.       

EL BUEN SAMARITANO 

Jesús, era recolector, recolectaba: alimentos, medicinas, ropas. Recolectaba tanto, que recolectaba amor. El último sábado de cada mes, Jesús llenaba de felicidad a los ancianos del Hogar el Pastor; todos los esperaban, era un día de júbilo, se podía notar, que volvían a su niñez. Un día como cualquier otro, recibió un sobre timbrado, era beneficiario de un premio por su altruismo, su madre enloqueció de alegría, al llegar el día esperado, él partió a su destino, para su sorpresa, estaba sentado, al lado de Dios.

LA DEMANDA

Después de todo, él decidió lactar al bebe, el silicon en los senos de ella, la condena a la esterilidad, la inhibe de ser madre. El patrón confundido, no comprende, la demanda prenatal, sentado en el estrado, un bisturí delibera, que pase el próximo maniquís.





Fausto Antonio Aybar.

2 comentarios:

Adelaida dijo...

muy originales tus relatos.
Saludos.
Adelaida

espejos y sombras dijo...

Mi distinguida Adelaida, mil gracias por llegar a mi rincón de palabras, espero mantener una comunicación con usted, mis bendiciones.